Una Serpiente llamada Deseo

January 16th, 2024

Hay una fuerza universal que vive en las profundidades de todas las cosas. De ti, y de mí y de todo lo que existe. Su naturaleza es el ansia: una sed perpetua, un apetito insaciable, una necesidad irresistible, un flujo incoercible y un deseo ciego y salvaje.

Seguramente alguna vez la has sentido. Vive en tu interior. Es una sensación que arrastra con la urgencia de un impulso aunque sin ser momentáneo. Es permanente: a veces duerme y otras se despierta. La humanidad no la conoce, pero quienes nos gobiernan sí, y en el diferencial de ese conocimiento secreto se encuentra el origen de todo su poder. Ahora la voy a describir para que puedas reconocerla.

Imagina primero el típico impulso, una acción que ejecutas de manera automática, como por inercia. Coger el móvil cuando suena, por ejemplo, comerte algo que te gusta, fumarte un cigarrillo, o incluso algo más tenue como abrir twitter mientras esperas a que esté listo el arroz. Algo que haces sin pensar, de manera automática pero detrás de lo cual hay algo que te susurra que lo hagas sin demora. Ahora sostén ese impulso en el tiempo. Es decir, la misma urgencia de un impulso de estos pero no se sacia con la acción.

Esta sensación tiene una dirección pero no tiene un objeto así que se mantiene en el tiempo, como si dejas pulsada la tecla de un órgano, digamos que pulsas FA y lo dejas así pulsado. Al principio lo escuchas claramente pero llega un punto en el que por uniforme y permanente dejas de percibirlo. La Sed permanece pero no la ves. No sé si alguien lo pilla.

Esta fuerza permanece oculta, la Divina Providencia le pone un velo, la cubre con la materia que nos distrae con sus formas, y así vivimos la vida en un plano mientras que en el otro, de fondo, el drama de la Sed se desenvuelve soterrado. Si hablásemos de un ordenador la vida del Yo Consciente discurriría en el desktop mientras que esta Fuerza sería ese fondo de pantalla repetitivo que a veces se ve y a veces no. Reparamos en la Sed cuando se levanta grande y poderosa, pero incluso en reposo, cuando no la sentimos, allí está. Subraya toda nuestra existencia.

Esta sensación se manifiesta repentinamente en momentos puntuales, en situaciones de peligro, por ejemplo. Estás conduciendo y un coche se te aproxima a toda velocidad en sentido contrario, tienes que dar un frenazo. Esa acción de frenar no la ejecutas tú realmente. La ejecuta “eso”: algo más primario y subrepticio, una fuerza salvaje que está allí escondida, que es anterior a la Consciencia. La Consciencia llega después junto con la reflexión e intentan darle un sentido y una explicación a las acciones de la Sed, pero es solamente una justificación a posteriori de algo que nos anima, pero que no controlamos.

También se manifiesta en el enamoramiento. En presencia del amado la fuerza se exalta, se irrita, lo llamamos atracción. La sensación es casi idéntica a la de un imán, de hecho, con “ferrofluido” y con virutas de hierro se consigue un efecto bastante parecido. Imagina que en lugar de las ondas que se ven sobre ese líquido imantado lo que se “eriza” es cada fibra un ser orientándose hacia el otro.

Si te dejas arrastrar, como la mayoría, la fuerza querrá arrancártelo todo y redefinirte simplemente como ansia, como parte de sí. Pasas de ser una persona con una vida, un rol, unos objetos, unas rutinas, a convertirte en un ser muy simple, un ser que solo desea, uno con el Ansia misma, te conviertes en su vehículo, te posee y no puedes oponer resistencia a esta fuerza voraz e inagotable que busca por todos los medios satisfacer su sed a través de ti. El contacto con el amado es placentero porque aplaca brevemente la acción del ansia dolorosa que te castiga con una sed sobrecogedora en cuanto se interpone la distancia.

El adolescente en su transformación de niño a adulto es presa y sujeto de esta Fuerza que lo zarandea con violencia, que lo hace su presa. Así es víctima o susceptible, al igual que el enamorado, al igual que el que se enfrenta al peligro, de perder el control, sujeto de la acción no-razonada, de actuar antes de que entre en juego el Yo Consciente, y por eso no toma decisiones sino que las decisiones lo toman a él.

A esta fuerza los Sabios de la antigüedad la conocían por varios nombres. Fuego Viviente Universal, Hyle, Dragón Verde, Tripurasundari, Quintaesencia, Primera Substancia, Gran Agente Mágico, Kundalini, Leviathan. Yo te voy a revelar su nombre más llano pero más secreto: se llama DESEO.

El Deseo es la fuerza oculta que mueve toda la Creación. Es la Vida misma, lo que anima las cosas, el origen del movimiento. Cuidado, no estoy hablando de una Fuerza mitológica, de una fábula ni de un cuento de hadas. Esto no es un concepto abstracto que se da en el plano del intelecto. Hablamos de una fuerza real que rige todo lo que existe, a ti y a mí y a todo lo demás y de cuyo discurrir no nos enteramos como un perro que está encadenado a un palo no se entera de que tiene una cadena hasta que no intenta ir más allá de lo que la longitud de la misma le permite alejarse y entonces siente un tirón en el cuello que lo descoloca. Solo en ese momento comprende que puede desenvolverse libremente, sí, pero únicamente dentro de la circunferencia que le dibuja su cadena.

La mayoría de la gente vive en el patio del perro con la cadena al cuello. Su vida es un círculo de un metro y medio. Sus movimientos son cortos y lentos, capados por la longitud de la cadena. Van del trabajo a la casa, tienen su círculo social, unas leyes de un pacto que nunca firmaron, pero les rige igual. Es allí donde construyen sus vidas, no buscan los límites del patio, ni tantear la longitud de las cadenas, si alguien se las señala se ríen o se llenan de ira, si otro en el patio tira de su propia cadena tampoco les sienta bien. No llegan a vislumbrar esta fuerza bestial, no se familiarizan con ella ni la entienden, dejan que permanezca latente, dormida y que luego los posea con violencia cuando se les despierta.

Como todos los Dioses, el Deseo es Maravilloso, pero también es Terrible. El Deseo en su forma más exuberante es Sri Lalita (Tripurasundari) la Diosa del Deseo del Shakta. En esta corriente es el Principio Último, o sea, Dios en su forma más primigenia.

Abajo podéis ver en la imagen su representación más gruesa, más material, y al lado su Yantra. Lo que rige Sri Lalita es el Deseo en su expresión positiva, encierra la Verdad Perenne de que Dios crea la Manifestación simplemente porque lo desea, porque quiere jugar y su forma de hacerlo es mediante fuerzas que se separan, juegan, luchan y se vuelven a unir. El Deseo, por lo tanto, es el agente que crea todo lo que existe y que con su Magia nos otorga la búsqueda que lleva a la plenitud y al gozo de la vida. Su naturaleza es esa efervescencia que se da en la lucha y el juego entre dos fuerzas que son iguales y que se buscan, o se repelen, pero que al final regresan siempre al lugar de partida.

 

* Sri Lalita (Tripurasundari) y su expresión de sutilidad intermedia, el Sri Yantra, en el que vemos las dos fuerzas que se oponen y juegan como un caleidoscopio.

El Juego de la creación es el que se representa también a pequeña escala entre los hombres. El juego es aquello que despierta el Deseo. No solo es el deseo de jugar, de ser quién juega, que sí, lo es, pero hay una segunda dimensión y es que en el juego también yace latente el deseo de ser el objeto, la pelota, aquello con lo que se juega, de ser movido por otro que lo encuentra a uno apetecible. Por eso un niño no suele conformarse con “jugar” con sus juguetes, requiere de otro que juegue con él. El otro puede ser el padre, o el amigo, pero si no se tiene a mano al otro, se le inventa, se anima al juguete que pasa a ser un objeto inerte a ser un personaje en las manos del niño.

La madre juega con su bebé: lo coge en brazos y le da vueltas, a veces lo tira al aire y vuelve a cogerlo. El bebé se ríe porque por un par de segundos experimenta la sensación de la posibilidad de caer, que rápidamente se disipa cuando la madre vuelve a cogerlo en brazos y así experimenta los dos polos del deseo y del miedo. En ese peligro de caer y la seguridad de los brazos de la madre está el juego de los dos.

Eso es lo que busca quien se deja seducir, volver a sentir esa fuerza que le da vueltas, que lo arroja, que lo saca de sus rutinas, sobre la que no tiene control, que lo pone en peligro y lo salva del mismo. La seducción es el arte de jugar con la fuerza del deseo que está en el otro de esta manera.

* El Leviatán como está descrito en Job.

Pero el Deseo tiene una polaridad negativa porque no solo es el juego seguro de los brazos de la madre, en el otro sentido también rige la destrucción, porque los mejores juegos tienen un perdedor. La serpiente del Deseo es imparcial y le da igual quién gane y quién pierda siempre que el juego se de. De manera que es una fuerza caótica, oscura y salvaje que difícilmente podemos controlar y sin embargo nos controla. En uno de sus embistes una persona puede llegar a destruir el trabajo de toda su vida porque al Deseo le da igual el objeto, lo que le alimenta es la búsqueda, la transformación.

Al final Sri Lalita es el Leviatán de las religiones abrahámicas, son la misma Fuerza y sin embargo se representan de manera tan distinta. La mejor descripción del Deseo como criatura peligrosa es la que se hace en el libro de Job en la figura del Leviatán. En Job el deseo es una criatura marina, una serpiente maligna, oscura, poderosísima, a la que nadie puede imponerse, ante la cual caen hasta los más poderosos. Lo describen de esa manera porque así se siente cuando se despierta en tu interior, como un río caudaloso que te arrastra, una serpiente sibilina. Paso a transcribir el fragmento de Job:

JOB 41
1 ¿Sacarás tú a Leviatán con un anzuelo, O sujetarás con una cuerda su lengua?

2 ¿Pondrás una soga en su nariz, O perforarás su quijada con un gancho?

3 ¿Acaso te hará muchas súplicas O te hablará palabras sumisas?

4 ¿Hará un pacto contigo? ¿Lo tomarás como siervo para siempre?

5 ¿Jugarás con él como con un pájaro? ¿lo atarás para tus doncellas?

6 ¿Traficarán con él los comerciantes? ¿Lo repartirán entre los mercaderes?

7 ¿Podrás llenar su piel de arpones, O de lanzas de pescar su cabeza?

8 Pon tu mano sobre él; Te acordarás de la batalla y no lo volverás a hacer.

9 Falsa es tu esperanza; Con sólo verlo serás derribado.

10 Nadie hay tan audaz que lo despierte; ¿Quién, pues, podrá estar delante de Mí?

11 ¿Quién Me ha dado algo para que Yo se lo restituya? Cuanto existe debajo de todo el cielo es Mío.

12 No dejaré de hablar de sus miembros, Ni de su gran poder, ni de su agraciada figura.

13 ¿Quién lo desnudará de su armadura exterior? ¿Quién penetrará su doble malla?

14 ¿Quién abrirá las puertas de sus fauces? Alrededor de sus dientes hay terror.

15 Sus fuertes escamas son su orgullo, Cerradas como con apretado sello.

16 La una está tan cerca de la otra Que el aire no puede penetrar entre ellas

17 Unidas están una a la otra; Se traban entre sí y no pueden separarse.

18 Sus estornudos dan destellos de luz, Y sus ojos son como los párpados del alba.

19 De su boca salen antorchas, Chispas de fuego saltan.

20 De sus narices sale humo, Como de una olla que hierve sobre juncos encendidos.

21 Su aliento enciende carbones, Y una llama sale de su boca.

22 En su cuello reside el poder, Y salta el desaliento delante de él.

23 Unidos están los pliegues de su carne, Firmes están en él e inconmovibles.

24 Su corazón es duro como piedra, Duro como piedra de molino.

25 Cuando él se levanta, los poderosos tiemblan; A causa del estruendo quedan confundidos

26 La espada que lo alcance no puede prevalecer, Ni la lanza, el dardo, o la jabalina

27 Estima el hierro como paja, El bronce como madera carcomida.

28 No lo hace huir la flecha; En hojarasca se convierten para él las piedras de la honda.

29 Como hojarasca son estimados los mazos; Se ríe del blandir de la jabalina.

30 Por debajo tiene como tiestos puntiagudos; Se extiende como trillo sobre el lodo.

31 Hace hervir las profundidades como olla; Hace el mar como un recipiente de ungüento.

32 Detrás de sí hace brillar una estela; Se diría que el abismo es blanca cabellera.

33 Nada en la tierra es semejante a él, Que fue hecho sin temer a nada.

34 Desafía a todo ser altivo; él es rey sobre todos los orgullosos.

 

Se está hablando de domar al deseo o dejarse dominar por él.

Cuando el Deseo está alineado con tu Consciencia y te lleva en la dirección que quieres ir es Sri Lalita, todo funciona, las puertas se te abren, y es un gozo infinito. Cuando el deseo está en tu contra, actúa de forma áspera y te quiere meter por caminos raros empiezan los problemas, te encuentras de repente en los rápidos con un kayak, sin un chaleco y sin un remo. Se le puede ver como la marea de resaca, esa que te arrastra hacia adentro del mar, amenaza con ahogarte y por mucho que nades hacia la orilla no avanzas. Es el Leviatán de Job.

Por eso a esta fuerza hay que aprender a controlarla, hay que domarla y para eso primero hay que conocerla. Búscala en tu interior. Aprende a notar su presencia. Espíala. Déjale señuelos, invítala a salir, diviértete con ella cuando la veas aparecer con la intención de llevarte con más fuerza por el camino que te has trazado. Peléate con ella a muerte cuando quiera tirarte por otro lado descúbrete a ti mismo en la lucha al medirte con ella.

Es sobre esta fuerza que trabaja la magia. Como está en todas las cosas quien tiene dominio del Deseo tiene dominio sobre todo lo que existe. Es a través de esta fuerza que se controlan todas las cosas, animadas e inanimadas, hombres, animales, los elementos que conforman el Cosmos. El asceta cree que controlar el Deseo es no encontrarse de frente con él nunca y así eliminan de su vida cualquier fuente de dolor, pero también de placer. Se deshacen del juego.

El adepto teme al Deseo pero quiere conocerlo y sobre todo quiere dominarlo por eso se tiene que exponer a él, es el camino de la magia aprender a controlarlo. Hay aún un paso más allá, un camino más oscuro, que pasa por aprender a controlar el deseo de los demás, despertárselo, hacer que los domine y tirar así a cualquiera por donde más te conviene. En el amor a este arquetipo se le conoce como el de “seductor” el que busca una doncella virgen y la seduce usando en su contra su propio deseo para robarle su pureza y marcharse después. Quienes controlan el mundo son “seductores” de hombres que trabajan sobre todas las esferas en las que funciona el deseo.

Estos son sus sortilegios, imágenes y formas que despiertan la Sed en el que los escucha y los lleva a actuar de una o de otra forma. Como el Flautista de Hammelin o el Encantador de Serpientes. También sobre esta fuerza actúan los astros, es lo que manipulan, por eso se planifican las psyops a gran escala para que coincidan con los movimientos de los astros

Tomemos la Pandemia como un ejemplo, que no es solo un ejemplo, quizás sea el mejor de ellos. En la Pandemia vimos estos actos de magia desenvolverse en tiempo real y a lo largo de 2 o 3 años. No fue otra cosa que un gran sortilegio llevado a cabo, que no quepa la duda, por Magos con intereses últimos que no conocemos bien. Fue una operación a gran escala en la que se tiraron de todos los sortilegios imaginables con el único fin de despertar la Serpiente en la mayor cantidad de gente posible y llevárselas por delante.

El primero de los sortilegios fue el de la sopa de murciélagos, el virus lo sacaron del caldero de una bruja, burbujeante, espeso, con alas de murciélago dentro. Así la conjuraron en la imaginación de todos y acto seguido vimos caer a cientos o a miles de personas en China y en Italia por la televisión. Había empezado el hechizo más grande de todos los tiempos. A partir de allí se apilaron uno sobre otro los embrujos hasta que estuvo la población perfectamente encantada.

El Deseo que despertaron es el Miedo a la Muerte que es al mismo tiempo el Deseo de Vivir. Y a cada paso le enseñaban a la gente el vacío, para después arroparlos con las medidas que los tranquilizaban, como el bebé al que la madre arroja al aire para después volverlo a coger. Así vendieron las mascarillas, los encierros y finalmente las vacunas, el veneno edípico que se inoculó todo el mundo por miedo a morir.

Una vez atrapados por ese Deseo las personas ya no actúan desde la Consciencia, sino que esta queda en un segundo plano y pasan a ser poseídos por la Serpiente que los tira por donde quiere sin que opongan resistencia. Los engulle porque se convierten en parte de la Serpiente misma, en su cuerpo, y buscan que tú también te dejes engullir, así te increpan y te gritan “póngase la mascarilla” y le piden al policía que haga lo que tenga que hacer para que tú también te subas a la Serpiente a dar unas vueltas.

Este es el arte del Cabal, así mueven los hilos del mundo, si quieres mantenerte a salvo tienes que dominar a la Serpiente.

Gnosis I

January 11th, 2024

EL ESPIRITUALISMO

El espiritualismo contemporáneo, esto es, el movimiento new age, la teosofía, los Sai Babas y Samaeles de turno, personalidades de youtube, tiene no un problema sino muchos, pero la cursilería, el desatino, y la falta de vergüenza son solo añadiduras, el problema de base es que intenta casar la Tradición mística con la modernidad, y eso es incompatible. Es un oxímoron. Así que a la hora de elegir, en lugar de quedarse con lo espiritual y sacrificar lo moderno, hacen una carnicería del conocimiento sagrado, lo trocean con descuido, eligen partes al azar y con eso se fabrican una cazadora a medida, a medida de la modernidad, un poco como el asesino del Silencio de los Corderos.

Como el mundo moderno es un mundo sin alma, una sociedad desencantada en el que lo que prima es la realidad material de las cosas, si se quiere hacer calzar el misticismo en la horma de lo moderno hace falta materializarlo. Así toquetean ideas que en la Tradición se refieren a objetos sutiles y las transforman en teorías sobre el mundo físico, sobre realidades materiales, procesos ásperos. Traducen una idea perenne como el primer principio del Hermetismo, ese que dice que “Todo es Mente”, que en el hinduísmo es el Sueño de Vishnu, y que se refiere a la Consciencia, a que todo lo que existe es una emanación ilusoria, y lo transforman en “El universo es una simulación” como si hubiesen seres de otra dimensión jugando a los SIMS con avatares humanos en un ordenador gigante.

Cuando en la Tradición se dice que la materia es una Ilusión no se refiere a que no exista, sino a que lo importante está más allá de esta y por lo tanto hay que saber trascenderla. Es decir, en lo mundano aprender a diferenciar el grano de la paja, o lo accesorio de lo esencial y en lo espiritual es un movimiento interior porque todo está dentro. Obviamente se trata de algo delicado, de una mirada, de un punto de vista, de no quedarse en la superficie aparente de las cosas. En el New Age a esta idea la transforman en que el mundo material en el que vivimos es una copia del mundo original que no es material, y este mundo entonces es una granja humana en la que unos seres más evolucionados, quizás de origen alienígena y sospechosos de parasitismo, nos drenan la energía como en la película Matrix. La Trascendencia ya no es una mirada ni un movimiento interior hacia lo Trascendente sino que implica salirse físicamente de la matrix, derrotarla.

El misticismo postula la idea de crearse un Cuerpo Sutil, o Cuerpo Solar, que se refiere a un proceso de purificación espiritual por el que se perfecciona la Forma del espíritu. A esa idea Jung la manoseó, la diluyó y la introdujo en el psicoanálisis como “Individuación”, pero el new age ya pasa directamente a enlodarla transformándola en la absurda teoría de la Raza Preadámica y Raza Adámica. Como si en lugar de hablar de estados de Consciencia por los que pasa un “adepto” en su búsqueda espiritual (o la formación y superimposición de un cuerpo que está a medio camino entre la materia y el espíritu sobre el cuerpo material y que dota a este de facultades especiales, como la diferencia entre estar “dormido” y estar “despierto”) estuviésemos hablando de ADN, de dos razas diferentes que existen o han existido en la historia material del mundo. Así con todo.

No puede ser de otra manera porque para poder ser gurú de youtube primero tienes que comer y para poder comer tendrás que vender tus cursos, tus pdfs de mierda o lo que toque, y si tienes que vender estas cosas tienes que tener un público que las compre. El público no vas a amasarlo si no trazas los paralelismos materiales y les hablas en el idioma de la materia que es el que entienden, de lagartos vivientes con doble párpado, annunakis, abducciones extraterrestres y baterías humanas hechas de masturbación y sufrimiento. Si no haces esa traducción de lo sutil a lo burdo ni van a pulsar en el botón de suscribirse ni le van a dar a la campanita ni van a mandarte un superchat, donarte por bizum si lo ven en diferido, ni se van a dar de alta en tu Patreón para apoyar al canal.

El proceso de materialización de lo sutil es exactamente el mismo que el que se hace en las religiones, la brecha que existe entre la lectura exotérica de los textos y la capa más interna de gnosis encriptada en símbolos que solo el que sabe rascar puede leer. Como el braille pero al revés, la capa visible para los ciegos y la invisible para los que saben ver. Porque no hay mucha diferencia entre creer que la Tierra Prometida y el Edén son espacios físicos, lugares materiales que se pueden ubicar en un mapa y no un símbolo de la Comunión Sagrada. No pensar, cuando se habla de la esclavitud en Egipto, que se trata de ti y de mi y de la realidad mundana del día a día, la esclavitud de las rutinas que rigen nuestras vidas en el desierto espiritual sino que estamos hablando de unos esclavos pobrecitos que construyeron las pirámides en un pasado muy antiguo. Es exactamente igual a aquellos gurús que te venden que el mundo real es una granja humana, es Egipto pero burdo, ordinario, sin la lírica y sin la onírica de los textos sagrados que mira, al menos eran poéticos.

Va el usuario sediento de espiritualidad, se topa con estas cosas, estos PDFs de Iluminados de internet en los que le cuentan que había una raza alienígena que sembró una raza esclava humana en una granja para drenarles la energía y piensa “sí, lo veo clarísimo, es que resuena, resuena a lo bestia”. Claro que resuena, resuena como resonaría si alguien te canta una nana de tu infancia pero en ruso, que hay algo en la melodía que crees recordar pero en un idioma que no entiendes. Resuena porque están usando retazos de las verdades perennes mal recortados, empatados a la prisa, de mala manera y cosidos sobre un muñeco.

LA ENTRADA CAPADA

El misticismo por su propia naturaleza no puede ser democrático, ni universal. No se puede expresar con lenguaje llano ni de forma secuencial. Son verdades últimas que subyacen más allá de las apariencias del mundo físico y por lo tanto no se habla en ningún momento de órganos del cuerpo ni de la forma real que pueda tener la Tierra. Se trata de una búsqueda interior, de la experiencia individual de lo que está más allá de la realidad manifiesta y que tiene una naturaleza dual, por un lado se “reciben” del Cosmos verdades que se revelan al convertir la mente en un receptáculo y por el otro se conquista por la fuerza la integración, que se arrebata, como Prometeo le arrebató el fuego a los dioses.

El entendimiento meramente teórico de las Verdades Perennes no surte efecto más allá del placer de estudiarlo, y mucho menos lo tiene el estudio de las profanaciones del New Age. La riqueza del estudio de estas verdades últimas está en la experiencia propia, en irlo descubriendo por ese proceso dual del que hablé arriba porque es un proceso transformador que otorga una serie de “dones” muy reales que se pueden aplicar en lo práctico, y por lo tanto exige entrega y sacrificio. En este plano no existe aquello que los americanos llaman el sandwich gratis. Lo que obtienes sin esfuerzo no te nutre porque es el proceso de conquista de las verdades el que te regala el entendimiento de estas. Cuando te lo dan hecho ya no obtienes el “ohhh” sino el “ah” que es muy diferente.

Este conocimiento si es que se transmite, solo puede transmitirse de forma oral y simbólica de un maestro a un adepto porque el símbolo en sí mismo es la clave de todo. Las verdades que contienen son importantes, pero es el proceso de entender el símbolo lo que te transforma. Desnuda la verdad del símbolo y pierdes la Gnosis. El pescado puedes repartirlo a cientos, pero si quieres enseñar a pescar tiene que ser de uno en uno. Por eso las escuelas iniciáticas tienen la entrada capada. Por eso no puede ser democrático ni egalitario. Por eso nunca aprenderás nada de un canal de youtube ni de una clase en un auditorio, pero sí puedes aprenderlo tú solo en tu dormitorio. Aclaro (antes de que salga alguien a interpretar este párrafo como una confesión de algún tipo) que jamás he participado en ninguna sociedad iniciática ni escuela esotérica, no he tenido maestro alguno, ni me he mezclado en ningún círculo, no pertenezco a ninguna religión, o más bien pertenezco a todas ellas, todo lo que sé lo he aprendido en soledad, como he dicho, en mi dormitorio o en el salón de mi casa. Mis maestros son los libros, mi propia mente y me mueve el deseo de conocer la Verdad trascendente. Pero si estoy diciendo esto es porque he llegado a comprender el por qué detrás del “ocultismo” de estas sociedades (al menos la causa primigenia, que después hayan devenido en otros menesteres es harina de otro costal) y es que si te revelan las verdades desnudas te están robando tu propio proceso de Gnosis, del desarrollo de tus dones.

EL SÍMBOLO SAGRADO

Cuando te enfrentas al símbolo tienes que buscarle los significados. Se trata de sujetarlo en la cabeza en acto reflexivo, irlo rotando y con un trapito sacarle el brillo. Luego cansarte, enfadarte, atarlo a una silla y tratar de sacarle la confesión a palos, darte cuenta de que no va a funcionar y aceptar la derrota, dejarlo ir. Tres días después te puede ocurrir que estés haciendo algo mundano, no sé, duchándote y pensando en cualquier cosa que no tiene relación y de repente, de la nada, tu intuición te tira un paquete en el regazo como si fuese magia, aparece en tu Consciencia el símbolo perfectamente decodificado. Nadie te lo explicó, no leíste un ensayo de cinco páginas, no te lo explicó un gurú de youtube, lo hiciste tú, o tu inconsciente, mejor dicho gracias a tu entrega, al trabajo previo que hiciste con devoción y mimo. Este es el primer indicio de que estás haciendo Gnosis.

La Gnosis es un conocimiento universal al que todos tenemos acceso a través del Inconsciente. Son verdades ancestrales que tenemos dentro y que solo tenemos que descubrir cavando. El símbolo mediante el cual se expresan estas verdades es el mapa del tesoro que te indica “más o menos” dónde es que tienes que cavar. Los tratados no sirven porque aunque son descripciones llenas de florituras acerca del cofre y su contenido, descripciones que te pueden dar una idea de lo que es, no llega a ser el cofre en sí y si no cavas por ti mismo no lo tendrás jamás entre tus manos.

Cuando me dicen que en mi blog tengo un punto de vista especial o que le doy “la vuelta” a todo, que mis posts han sido premonitorios o que me adelanto a todo lo que ocurre, es porque lo que hago es justamente eso, estudio una situación invitando al Insconsciente a participar. Es un proceso que requiere de una especie de salto al vacío, de mezclar lo que se sabe con lo que se intuye, de confianza en el proceso y en ti mismo, y que como toda práctica las habilidades solo se fortalecen mediante el ejercicio.

La mayoría de los gurús del New Age no son capaces ni siquiera de hacer este, el más simple de los ejercicios de la Gnosis, no han conquistado la intuición interior, y por eso no entienden que es eso lo que deben transmitirle a los demás, el proceso quiero decir. No el significado descrito de los símbolos, no se trata de abrir de par en par las puertas sino con dedicación y en actitud de servicio transmitirle a alguien que está dispuesto a hacer sacrificios de tiempo, energía y entrega las herramientas que necesita para encontrar sus propios tesoros. Pero ese enfoque no es moderno, claro. Ni democrático. No iguala a todo el que escucha, es un enfoque que busca conectar con la individualidad de quien se acerca para señalarle por dónde tiene que tirar, es un psicopompo.

LA POLARIDAD DEL ESPÍRITU

La Gnosis es un tipo de magia que se consigue cuando las dos polaridades de la mente, la femenina y la masculina, empiezan a integrarse para formar la Consciencia. En la modernidad que, como hemos dicho requiere del enfoque material, se suele hablar de los hemisferios cerebrales para explicar este fenómeno que NO ES material sino sutil. En realidad el cerebro no sabemos bien ni cómo funciona ni qué hace cada parte con certeza, tenemos algunas ideas de cosas puntuales, pero no sabemos casi nada sobre su funcionamiento a ciencia cierta, y en realidad tampoco lo necesitamos, da igual en dónde se dan los procesos, son procesos del espíritu.

Pero como sé que casi todo el que me lee todavía está sujeto al paradigma moderno y requiere de un asidero material para poder aceptar lo que estoy explicando, podéis referiros a las supuestas funciones de las partes del cerebro, esas que ponen en los libros para niños, para entender la estructura que voy a explicaros, la del trinomio Intuición-Consciencia-Intelecto. Es lo que en anatomía se describe como Hemisferio Derecho – Cuerpo calloso – Hemisferio Izquierdo.

Se suele decir que el cerebro está dividido en dos hemisferios, el izquierdo que es el racional, secuencial, intelectual, el que está despierto durante el día… y el derecho que es el creativo, el intuitivo, el responsable por las emociones, el de la capacidad simbólica, el que sueña cuando dormimos. Esto, que estén divididas estas facultades en dos mitades del cerebro es manifiestamente falso, se sabe que las facultades se distribuyen de manera más o menos uniforme, pero como he dicho a veces hay que tirar de estas cosas para explicar algo que las trasciende porque hay que atravesar primero la resistencia del rebaño a estos temas.

El hemisferio izquierdo del cerebro, ese que es racional, es a lo que se le conoce desde la antigüedad como la razón, el intelecto, es la polaridad masculina del espíritu humano, es decir que es Solar, Activa, Directa, Diáfana, es donde reside la identidad que percibimos como propia. Es la parte que está despierta durante el día y que contiene la voluntad, que conduce la acción.

El hemisferio derecho, el imaginativo, es el que correspondería a la noción antigua de Intuición, y es la polaridad femenina de la mente. Es decir, corresponde a la parte lunar, receptiva, opaca, holística, indirecta. Es la parte que está despierta durante la noche y contiene los deseos y las pasiones.

La mayoría de la gente tiene toda esta estructura medio adormecida. No sueñan durante la noche ni están despiertos durante el día. Es decir… ni recuerdan haber soñado algo al despertar, ni tampoco dirigen sus acciones de forma razonada y voluntaria. Más bien se dejan arrastrar por la inercia, las rutinas cotidianas del mundo mundano, las corrientes del rebaño.

Las personas en su estado “dormido” no actúan realmente desde su interior sino que las acciones que toman están definidas primordialmente por su entorno, su mente forma parte de una colmena, de una amalgama social, ámbito dentro del cual han nacido y se han criado. Todo en el mundo moderno facilita la inmersión del niño en esta modalidad de pensamiento porque lo que prima es la estandarización de la experiencia humana a través de instituciones como el Colegio. Hay un abandono de las inquietudes individuales, las búsquedas personales, en favor de la conformidad. Se obliga en cambio a conformarse, es decir que no te formas como persona sino dentro del conjunto, bajo unos parámetros establecidos a priori.

Apartarse del rebaño tiene consecuencias inmediatas e ineludibles, no puedes individuarte, expresar la individualidad y seguir formando parte del rebaño como cualquier otro de sus miembros. La expresión individual tiene que ser contenida y sosegada si es que se le permite expresarse. Cuanto más organizada se vuelve una sociedad, más conformidad requiere de sus miembros y más se relegan los rasgos individuales al fondo de la psique, allí a donde va a parar todo lo que se suprime en concordancia con el pacto social.

El despertar es un proceso arduo, difícil que requiere de la transgresión o el aislamiento y en el que se tiene que renunciar a una cosa en favor de la otra. Hay que romper lazos con el rebaño. Una manera simple de ver esto es darse cuenta de que la gente que es capaz de expresarse de manera individual suele vivir al margen de la sociedad, bien porque los han “echado” como solía ocurrirle a los homosexuales hace unas décadas o porque han decidido retirarse por voluntad propia. Así que el ciclo de expresión se retroalimenta, cuánto más te separas mejor te puedes expresar como individuo y esa expresión te aísla aún más del rebaño. Ese movimiento tiende al absoluto. Por cierto, aquí cabe lo del Hijo Pródigo, y voy a soltar este símbolo y a dejarlo allí para llamar a la puerta de vuestra intuición. Trazad vosotros el paralelismo.

Así que una vez que se empieza a cortar lazos con el entorno, se puede empezar a hacer el trabajo real de definirse empezando por los polos del espíritu. Abrirse a la expresión de las pasiones, de los sueños, del instinto, y también al aprendizaje intelectual, al uso de la lógica y del método. Iba a contar más sobre este tema en este post, pero creo que he dado demasiada información densa por hoy, y es mejor irlo desgranando a lo largo de varios artículos.

Pon la otra mejilla

January 8th, 2024

Una de las frases más famosas del Sermón de la Montaña es la de poner la otra mejilla. En esencia significa que frente a un conflicto no hay que reaccionar a él con la misma energía, no hay que oponer resistencia, sino facilitar el proceso. Este principio que podría parecer una apología del masoquismo a simple vista encierra verdades que tienen aplicaciones espirituales, claro, pero también prácticas.

Para poder entender esto no hay que pasar por encima de la idea, sino meterse dentro de ella. Cuando se leen las cosas hay que hacerlo así. Es fácil leerlo o escucharlo e imaginarse a Jesús poniendo la otra mejilla, o una pelea de bar en la que a uno le dan un puñetazo y en lugar de defenderse permite que le sigan pegando. Si se lee así, proyectándolo hacia afuera es poco lo que hay que rascar y se pueden concluir muchas cosas, entre ellas la conclusión de Nietzsche de que las religiones abrahámicas responden a una moralidad de esclavo, o la versión youtuber de la misma idea, que esto está pensado y formulado para apaciguar a los borregos y facilitar el paso por el redil.

Hay que entender las cosas a profundidad, más bien, rotarlas en la cabeza para que vayan soltando la luz que encierran. Hay que imaginar con la mayor cantidad de detalle posible que uno está peleándose con otra persona, y entre las posibles peleas hay que elegir una que sea particularmente dura o dolorosa, y preguntarse con toda sinceridad si uno sería capaz de poner la otra mejilla. Hay que trasladarse mentalmente a la situación utilizando la memoria, recordar alguna pelea en la que uno haya reaccionado con particular ferocidad y en ese recuerdo preguntarse qué hubiese tenido que pasar para que, en lugar de la ferocidad, uno hubiese podido dar la otra mejilla.

Si haces el ejercicio de arriba descubrirás que es muy difícil. Primero es difícil mantenerse sereno en un conflicto sobre todo si es de los gordos y segundo, aún más difícil es facilitarlo, dejar que se desenvuelva. Hay un fragmento casi bestial de uno mismo que sale a la superficie cuando uno se ve amenazado o en riesgo y que para preservarse intenta destruir al oponente antes de que el oponente lo ponga en peligro a uno, es decir, salta al frente, enseña los colmillos y muerde también.

De manera que para poder actuar de esa manera, para poder poner la otra mejilla, primero hay que gobernarse. No es un logro fácil, eso de gobernarse, implica llevar las riendas. Es decir, hay que domar la bestia que reside dentro de uno mismo, ponerle riendas, saber conducirla a voluntad, dirigirla con la Consciencia y no solo eso, llegar a refinar esa relación para que se de con amor y con delicadeza. Una alegoría bonita sobre este proceso interior se da en la película La Vida de Pi.

Lo natural ante el conflicto no es la reacción ordenada sino la caótica, es resistirse al palo, actuar sin pensar porque no se tiene un control sobre uno mismo, muchas veces se llegan a decir cosas que no se piensan o se sienten, se cruzan líneas que no se querían cruzar, se hace daño a la otra persona y todo esto se hace por miedo, por miedo al dolor. Nada de esto es irreparable, si se tiene un poco de autocrítica, pero a menos de que aprendas a gobernarte solo tendrás una posible reacción ante un conflicto: el caos. Si te gobiernas se te abren las puertas de múltiples soluciones a las peleas, primero no seguir hundiéndote cada vez más en el fango, no herir al otro sin necesidad y especialmente se te abre la puerta de la opción conciliadora, si es que deseas tomarla.

Pero ¿por qué poner la otra mejilla? Sencillo… cuando en una situación de conflicto facilitas la expresión de la otra persona, le permites desenvolverse a su antojo, no te opones ni juzgas y simplemente observas al principio puedes sentir dolor, incomodidad, pero si los dejas pasar como si fuesen nubes en el cielo y fijas la mirada en lo que hay detrás, si te centras en la observación consciente, llegas a vislumbrar la naturaleza verdadera de la otra persona. Aprendes más sobre él o ella de lo que podrías aprender en cien años de relaciones tersas o de explosiones combativas.

¿Cómo se conduce? ¿Hasta donde se deja arrastrar? ¿Es simplemente un espectáculo con poca sustancia o es un rencor duradero? Todas estas cosas te las revela la otra persona en un conflicto si lo dejas actuar. Aquí la clave es no juzgar, no solamente no emitir el juicio de manera verbal, es no juzgar ni siquiera en tu mente porque si empiezas a juzgar te dejas arrastrar por tus propios pensamientos e invitas a tu propia bestia a salir al ruedo. Aquí es la observación paciente y la reflexión se dará cuando la pelea haya concluido y los ánimos se hayan calmado.

Hay gente con bestias feroces, que los arrastran hacia un lado y hacia el otro con intensidad y a las que no dominan, pero que, pasado el momento de la pelea, cuando los ánimos bajan son capaces de reflexionar sobre lo que ha pasado y poner las cosas en orden. Cuando te cruzas con una persona así lo mejor es aprender que hay que dejarlos solos cuando se enfadan y darles tiempo para calmarse, de nada sirve entrar en una pelea con alguien que puede llegar a ser muy hiriente y después se arrepiente y se siente culpable por algo que no sabe controlar. Salís los dos perdiendo y es muy fácil evitarlo.

Luego hay gente que es fría y no se implica en una pelea, su bestia se parece más a una serpiente que a un león, y en lugar de saltar hacia adelante con ferocidad, se retrae y planifica. Lo que los domina es el rencor que es una especie de odio más largo placista, un odio que sabe esperar. Así que en estas peleas cualquier cosa que digas se puede torcer y ser usada después en tu contra, incluso si tu intención es conciliadora, es mejor callar y dejar estar que darle armas al otro. A veces no es fácil reconciliarse con alguien así, hay que permitirles saciar su sed de venganza y demostrar que uno permanece allí aún después de que se hayan cobrado lo que consideran que tienen que cobrarse.

Hay gente que en una pelea te demuestra que albergan sentimientos hacia ti que no conocías y que no se corresponden con la relación que creías tener. Otros que dan golpes tan bajos que sabes que están hiriendo a posta. Hay gente que en una pelea más bien demuestra su nobleza y sabes que podrían atacarte mucho peor de lo que lo hacen pero se cortan para no herir. En fin, hay de todo pero en una pelea si conservas la calma, pones la otra mejilla y los dejas actuar los verás revelarse a sí mismos como nunca los verás hacerlo en situaciones cotidianas y así sabrás de quién rodearte.

La calidez

January 5th, 2024

Quería agradeceros por la calidez con la que me habéis acogido al volver, pensé que nadie se acordaría de mí después de tantos años de silencio y que estaría hablando sola en el blog. Así que me ha sorprendido la reacción tan especial que he recibido.

Me ha tocado reflexionar para entender a qué se debe la disparidad entre lo que imaginaba que pasaría y lo que ha pasado y quiero compartirlo en caso de que alguien se sienta igual a como me he llegado a sentir yo:

Hay gente apoyándote en silencio, que habla bien de ti a tus espaldas, que celebra tus logros y piensa en ti con afecto. Quizás no sean los que más ruido hacen y es fácil perderlos de vista, pero allí están. Lo digo porque es fácil dejarse arrastrar por la memoria que es poco fiable y tiende a encumbrar lo negativo. No todo el mundo está en tu contra, no todo el mundo está esperando a que te resbales.

Comparto con vosotros algunos de los correos que me habéis enviado, un verdadero aluvión en mi bandeja de entrada del email, he recibido cerca de mil en tres días no es una exageración, y me ha conmovido mucho. Así que gracias a todos los que me habéis escrito, los leeré todos, lo prometo, pero no podré responderos porque no terminaría jamás.

Letizia

January 4th, 2024

Llevo días mirando lo de Letizia y las preguntas que se ha estado haciendo la gente se quedan bastante cortas. Las preguntas son de tipo: “ha contado Jaime del Burgo toda la verdad? ¿Estaba Letizia embarazada en ese selfie? Es decir, dan por buena la base de esta historia cuando pasan directamente a desgranar el detalle fino. Pero un ojo entrenado entiende que hay probabilidades de que esto pudiera ser otro montaje mediático más. Habría que empezar por el principio y cuestionarse el hecho en sí. Buscar en los detalles lo espontáneo, los cabos sueltos a ver si se puede sacar algo en claro.

Desde hace años me debato entre dos posibilidades: o bien el mundo va a la deriva influido por fuerzas astrales, caprichos del destino y un número infinito de causas sin relación… un poco en plan “el aleteo de la mariposa”o bien esto está guionizado, somos un rebaño en manos de unas élites satánicas que llevan a la sociedad por un camino de destrucción y lo único que se puede hacer es tratar de apartarse lo mejor que uno pueda.

Cambio de opinión continuamente, según el clima ideológico y político, y no es porque me deje arrastrar por la corriente, porque sepa poco del tema o me avergüence de estas posturas sino todo lo contrario, porque le saco demasiada punta a todo. Es demasiada el agua bajo el puente, demasiadas capas de cebolla en las ficciones que nos cuentan, y he tenido que aprender a ser más cautelosa.

Cada vez que se abre una grieta y se nos permite escudriñar un poco las costuras del sistema toca volver a hacerse la pregunta de si la grieta es real o es de atrezo, si lo que nos permiten ver es la realidad o si forma parte de un guión. Si las cosas que pasan son producto del azar y se dan de manera orgánica; o si más bien está todo planificado, es una puesta en escena, unos actores representando un papel, una línea del tiempo previamente acordada, todo orquestado por el poder en la sombra como en aquel cortometraje. Es decir, en el espectro de gente que rumia demasiado las ideas no me queda claro de si adolezco más de un arquetipo esquizofrenico o autista.

El caso de las infidelidades de la Reina Letizia, los tweets destapándolo, el libro de Jaime Peñafiel, etc, ¿Ha surgido este episodio de manera natural? ¿Es orgánico? ¿Es lo que nos cuenta Peñafiel cierto? ¿o ese trata más bien de una película que le han pedido que escriba? Quizás sea sencillamente el guión que le han preparado y ella es la actriz que eligieron en una especie de casting masónnico para representar el papel de Consorte del Rey. Papel que está llegando a su fin y de ahí el drama que están montando… Las ramificaciones de lo que está por pasar (porque esto no ha terminado aún y se está desenvolviendo “en tiempo real”) cambian si es una cosa o la otra, y de eso depende cuán lejos deba uno apartarse.

Si todo fuese cierto, eso supondría varias cosas. Primero, que “se les coló” una loca en la Zarzuela. Es decir, que hay un descontrol total, nadie está vigilando a la Casa Real, hacen lo que les da la gana básicamente y que la elección de Felipe VI de casarse con una plebeya divorciada, republicana y abortista respondió sencillamente a un deseo propio, una inclinación masoquista de su corazón. En ese caso cuando Jaime del Burgo comenta que los Borbón son medio tontos como relata Jaime Peñafiel en su libro, tendría razón, tendrían que serlo porque de otra manera Letizia jamás hubiese puesto un pie en el Palacio.

En el libro de Peñafiel hay una contradicción y es que en los primeros capítulos cuenta que el Rey Felipe VI (entonces Príncipe) estaba embobado con Letizia en el telediario hasta el punto de que la Reina Sofía le tuvo que preguntar por qué se levantaba de la mesa a ver el telediario todos los días y él le explicó que le gustaba la periodista. Después pide que se la presenten. Cuenta también cómo fueron las maniobras que hizo Letizia para conseguir que Felipe le pidiese matrimonio de una manera bastante precipitada y se supone que lo que hizo fue enamorar al entonces Príncipe con detalles de todo tipo para después irse a Costa Rica de viaje y dejarlo entendiendo. Tal fue el despecho que le dio a Felipe la repentina frialdad de Letizia, su lejanía, que a su regreso aceptó todas las condiciones que Letizia le impuso (casarse)

Lo anterior tendría sentido si hablamos de un hombre heterosexual y de naturaleza romántica. Pero es que en la segunda mitad del libro Peñafiel, “con lo que calla”, parece indicar que todo lo de Letizia era una tapadera porque presuntamente el Rey sería homosexual y necesita que Letizia se mantenga ocupada con otro para poder hacer su vida por su lado. Así que Jaime del Burgo vivía en la Zarzuela en el Pabellón del Príncipe como uno más de la familia, para hacerle compañía a Letizia mientras él (Felipe) se iba por ahí a hacer lo que se supone que hacía.

Entonces… ¿Cuál es la interpretación correcta de los hechos? ¿Es Felipe un romántico soñador que fantasea con pagarle Fantas a una periodista de TVE? o será que no. ¿Será que es un homosexual encubierto y Letizia solo está ahí de tapadera? O tal vez hay una segunda vuelta de tuerca y ni homo ni hetero sino sencillamente un actor y punto.

Tuviese la motivación que tuviese, si el matrimonio con Letizia fue el resultado de una elección personal y nadie está detrás tomando las decisiones de peso como lo es elegir a la futura Reina Consorte eso nos lleva a pensar que el Rey se conduce de manera autónoma en esto y posiblemente en muchas otras cosas y por lo tanto si no se opone a las políticas de Pedro Sanchez, si más bien le da su bendición a un pacto con separatistas, organizaciones terroristas y comunistas que desean su propia destrucción es un acto voluntario. Supondría que de inteligencia y de entereza moral tiene lo justo como explica Jaime del Burgo.

Es decir, si lo anterior es la versión fidedigna corroboraría la teoría que manejamos por aquí de que esta foto es un fiel reflejo de la realidad, que “se le escapó” su verdadera expresión facial, este es el retrato que se hace un tonto junto a un embaucador:

Si Felipe va por libre eso además asoma que no hay una caterba de pedo-satánicos indicándole qué es lo que tiene que hacer y lo que tiene que decir. Que si aparece con tiritas en los dedos no es porque haya asistido a una cena de Spirit Cooking de Marina Abramovic, sino que igual sí se dio un corte de forma accidental mientras, no sé, cortaba tomates para ponérselos en una ensalada. En ese caso entonces las supuestas élites no tendrían ni tanto poder, ni tanto alcance.

La segunda interpretación de los hechos sería aquella que apunta a que todo fue un montaje desde el primer día y lo sigue siendo. Que es una puesta en escena, que la Casa Real no pinta nada porque son básicamente títeres manejados por el Cabaal en la sombra, que a Felipe le pusieron a Letizia al lado que lo mismo es hasta un travelo, que si hay paralelismos entre la elección de Reina Consorte de Felipe y la del Príncipe Guillermo, entre los escándalos en los que ambas Casas Reales se han visto envueltas es porque habría un plan a largo plazo de acabar con las monarquías europeas del que ambos forman parte, y que si Felipe se hace fotos con Pedro Sánchez es porque se lo han ordenado. En este caso Letizia sería una actriz haciendo un papel las 24 horas y por eso le dejan tener un acompañante en Zarzuela. El libro de Peñafiel sería sencillamente una herramienta de manejo de la opinión pública para llevar a cabo el plan de destrucción de las monarquías, y el desenlace de esta historia estaría escrito prácticamente desde antes de que el Rey naciese.

¿Cuáles son los indicios que parecen señalar que esto sería un evento espontáneo?

1) La personalidad consistente de Letizia a lo largo de los años. Varias fuentes diferentes la describen de manera parecida, de ella se dice que es inteligente pero fría, falsa, calculadora, oportunista, ambiciosa, sin escrúpulos, con un estilo agresivo. Lo que contaban sus amigos de la Agencia EFE y el periódico Siglo XXI en México sobre ella es que a pesar de ser española adoptaba posturas raras como por ejemplo una fingida pasión por la tequila mexicana que le servía para irse de copas con gente que le interesaba en contraste con su actitud en España en la que cuando toca brindar prefiere mojarse los labios. Se dice que en TVE le pusieron el mote de “Fictizia” a sus espaldas precisamente por lo falsa. La hermana de Letizia y ex-mujer de Jaime del Burgo, Telma Ortiz, dio unas declaraciones en las que la describe de forma parecida.

Cuando hay una actriz representando un papel de larga duración, su imagen no es tan consistente, se tambalea. Un caso que se me ocurre es el de Shakira, que empezó su carrera musical siendo una copia sudamericana de Alanis Morissette, la vendían como una “cantautora”, las canciones tenían letras interesantes pero unos años más tarde se tiñó de rubia, dejó la guitarra y se puso a cantar reggaetón. No volvimos a verla escribir nada interesante ni decir algo medianamente inteligente en entrevistas desde entonces. Se sabe, por lo tanto, que la primera imagen era impostada, y sabemos que era un muñequito del cabal porque este es el vídeo musical de una de sus primeros sencillos “Pies Descalzos” repleto de simbología masónica hasta el punto de que pareciera un homenaje a Kubrick.

Letizia no, Letizia ha sido Letizia desde el día uno hasta ayer y no se desvía de sus obsesiones que son el poder y el dinero.

2) La carta natal de Letizia. La personalidad que se le atribuye a Letizia además, coincide con las características manifiestas en su carta natal. Esta es la carta natal de Letizia:

Esta es una carta natal muy fría, muy poco femenina, no tiene ni un solo elemento en signos de agua con lo cual las emociones son planas, tiene el Ascendente en Acuario, el Sol en Virgo y la Luna en Sagitario, dos son signos primordialmente mentales, acuario y sagitario signos asociados a la distancia y desapego en las relaciones, virgo asociado a la precisión, al cálculo, a la obsesión con el perfeccionismo.

El Sol además lo tiene en una conjunción cerrada con Mercurio y Marte que la hace una persona de inteligencia brillante pero que no controla bien la agresión y se le va de las manos como en los episodios que relata Jaime Peñafiel en los que amenaza a la gente o explota de ira en público delante de todo el mundo. Y todo esto en cuadratura casi exacta con la Luna así que vemos que está escindida, que su parte conciente va por un lado y su parte receptiva por el otro, es decir, que la mentira es un arma de bajo coste para su psique.

Las cartas natales trazan un relato sobre las pulsiones que están en el interior de las personas y a qué responden sus impulsos cuando les toca improvisar. Viendo el pifostio en la carta natal de Letizia es difícil concluir que esté siguiendo algún guión dado que coinciden perfectamente con las actitudes que se relatan en el libro de Peñafiel, si nos tocase juzgar su carácter utilizando la carta natal y las cosas que argumenta Peñafiel tendríamos que concluir que sí, que es una loca, una trepa loca que se ha colado en las instituciones de poder.

3) Jaime del Burgo. Tenemos aquí un personaje con unas anécdotas que harían estallar por los aires la Casa Real y sin embargo no se le toca. Se le deja ir… se le permite tener una cuenta de twitter. Esto no parece tener mucho que ver con las historias que se cuentan acerca de Bárbara Rey, por ejemplo, aún cuando lo que pudiese contar Bárbara Rey sería mucho más light que lo que ha dejado escapar Jaime del Burgo. Uno podría pensar que está todo preparado y por eso le han dejado dar su testimonio a Peñafiel y poner sus anécdotas bizarras en twitter, pero eso no explica su último tweet haciendo publicidad de un libro que publicó en Amazon:

Que pareciera que está tratando de sacar algo en claro de la que ha liado vendiendo un libro de su padre que publicó él mismo en Amazon, que nada tiene que ver con este tema. Pero es que la cosa es tan cutre que no llega ni a eso, porque al pulsar sobre el enlace que te lleva a ver el libro se ve en los datos que el libro lo publicó justamente un año antes del tweet, el 31 de diciembre de 2022.

Mi intuición me indica que, dado que el libro cumplía justamente un año en el momento en el que compartió el enlace en twitter, lo que le pasó a Jaime del Burgo es que estaba esa noche preparándose para la cena de Año Nuevo y refrescando twitter cuando le llegó una notificación de Amazon, un email de estos automáticos en plan “Tu libro publicado cumple hoy un año! pulsa aquí para ver las estadísticas” y en ese momento se acordó del libro, abrió una pestaña nueva para compartirlo en twitter porque le pareció una idea genial aprovechar el clima para hacerle publicidad al libro. Es así de cutre la cosa. Si tiene un handler esa noche libraba.

Lo que le pasaría a Jaime del Burgo si toda esta historia es real no es que esté despechado, ni que tenga sed de venganza y ya. Es que pensó en todo momento que al final de la historia se iba a retirar con Letizia a Nueva York con los 8 millones de euros que Letizia tiene en patrimonio según el periódico británico Express y se veía ya subido a un piso en Tribeca viviendo la vida, y en el último minuto, después de dedicarle la vida a esta empresa, se dio cuenta de que Letizia prefiere la pasta y que lo ha dejado colgando sin un duro.

Ahora… ¿cuáles son los indicios de lo contrario, de que esto podría estar planificado?

1) El derrumbamiento super mediático de las Casas Reales europeas que parece todo escrito por un solo guionista. Felipe y Letizia, pero Federico y Genoveva también, y luego el Príncipe Harry con la mulata resentida publicando libros con detalles íntimos de todo tipo sobre la Familia Real e incluso hay un capítulo dedicado a narrar con detalle cómo se le congeló el miembro antes de la Boda Real de su hermano. Muy vergonzoso. Lo de acabar con las Monarquías quizás sea incluso parte de la agenda 2030, y están desplegando toda una novela mediática para que sea el público el que pida a gritos que les corten la cabeza.

2) La estrecha relación entre Peñafiel y la Casa Real. Juan Carlos, el Rey Emérito, está por celebrar su cumpleaños en Abu Dhabi y parece que la lista de invitados a la fiesta es de 100 personas, entre las cuales se encuentra Jaime Peñafiel. Se le ha invitado a pesar de haber publicado el libro sobre Letizia. Tampoco parece que la Casa Real haya hecho absolutamente nada por prohibir la publicación de este libro con lo cual podría parecer que están facilitando que salga a la luz la información turbia sobre Letizia.

2) Los guiños simbólicos de posible origen luciferino. La Casa Real española tiene su cosa porque hay mucha foto rara de cortes en los dedos, ojos morados, premios Princesa de Asturias a brujas satánicas, participaciones en rituales variopintos, y así no sería descabellado pensar que no actúan de forma autónoma sino que siguen directrices que les imponen los mismos que les obligarían a hacerse cortes en los dedos. ¿Puede ser que la Princesa Leonor se haya quemado al prepararse un omelet? Sí, igual sí, pero las probabilidades de que todos estos personajes sufran de estas heridas en estos sitios específicos es cuando menos curiosa, sospechosa, digamos.

3) El rollo de Kitín Muñoz: ha salido a flote en estos días otro desliz romántico de Letizia anterior a su noviazgo con Felipe con uno que se llama Kitín Muñoz y que parece que frecuenta los mismos círculos sociales que Felipe VI, con lo cual se habrían conocido antes en cualquiera de los eventos a los que Letizia fue como acompañante de Kitín Muñoz. Tendría mucho más sentido que el manga romántico que nos venden de Príncipes enamorándose a través de la pantalla de un televisor, picnics bajo los cerezos entre Letizia y Felipe. Si se conocían de antes tendría mucho más sentido que todo fuese arreglado e incluso programado por terceros.

4) El trato especial en TVE: otros periodistas han contado que a Letizia en TVE se le dio un trato especial. Cuando fueron a cubrir el 11/9 a Nueva York los periodistas no tenían ni siquiera un hotel en el que quedarse, tal era el caos en la ciudad después del atentado terrorista. Pero Letizia se hospedó en un hotel de cinco estrellas, llegaba al set en helicóptero y contaba con maquilladoras y peluqueras, algo nunca antes visto. Es decir, le daban un trato tan especial que el resto de sus compañeros la miraba con perplejidad y envidia. De la misma manera pasó de la noche a la mañana de presentar el telediario de las 3 am al de la tarde.

Todo podía haber sido planeado desde entonces porque si el Príncipe se iba a casar con una plebeya de manera teatral convenía vender a la “candidata” con antelación, que fuese alguien conocido, alguien visible y mediático y no una desconocida que nadie sabe ni quien es. Así que la prepararon, la pusieron a presentar el telediario de TVE y se aseguraron de que se viese muy bien haciéndolo para que un par de años más tarde pudieran afirmar que el Príncipe se enamoró de ella viendo la tele.

¿Cuál de las dos versiones suena más creíble? No lo tengo claro todavía, pero es bueno hacerse preguntas. Por ejemplo la siguiente: sea espontáneo o sea guionizado… ¿por qué dejar caer toda la verdad sobre Letizia justo ahora? ¿Por qué Peñafiel saca ese libro y Jaime del Burgo lo cuenta en twitter? ¿Tendrá algo que ver con que la Princesa Leonor ha cumplido la mayoría de edad? ¿Tendrá algo que ver el hecho de que el resto de las Monarquías de Europa están pasando por crisis mediáticas similares y España no quiere quedarse atrás? ¿Formará esto parte de la Agenda 2030?

Esta historia está en desarrollo, todavía no sabemos bien cuál va a ser la conclusión. No sabemos ni cuál será la reacción de la Casa Real, si es que habrá alguna, ni si esto llegará en algún momento a tratarse en los medios y en las revistas del corazón en España. Tampoco sabemos si van a forzar un divorcio, pero si me lo preguntasen diría que las probabilidades de que veamos colapsar el sistema de Monarquías en Europa esta década o la siguiente son altas.